2

DETRÁS DEL SOL: (RECORDANDO) CUANDO ÉRAMOS JÓVENES

17 de febrero de 2012

2 comentarios Enlaces a esta entrada  

Detrás Del Sol
(Independiente, 1995)


De sólo pensar que, al día de hoy, han pasado 21 años desde que escuchara los primeros alaridos de estos compañeros gritantes, me siento realmente viejo -pero no acabado, por siaca. Compañeros, sí, porque con la primera formación del grupo compartí cursos y carpetas escolares al menos durante toda la secundaria, en La Salle de Breña. Recuerdo que el “núcleo duro” de Detrás Del Sol estaba en 5to A, y también que existía otra banda cuyo centro gravitacional estaba en 5to B, pero la gran ventaja de los primeros radicaba en sus temas propios y uno que otro cover -a diferencia de la competencia, que sólo hacía versiones y de la que no ha sobrevivido ni el nombre.

Entre los miembros de “la LIX” debe permanecer inmaculado todavía el recuerdo de su presentación en mayo de 1991, en la kermesse anual lasallana, y el despliegue mayúsculo -o al menos eso nos parecía a nosotros, todavía chiquillos imberbes- de su según-se-mire carismático/antipático vocalista, Dalí Ramos. Punche demoledor, un feeling muy en consonancia con el “angst” post adolescente, y el buen oficio para la interpretación; no fueron, sin embargo, suficiente para mantener cohesionado ese primer line up -formado por Edgard Fernández, José “Seichi” Pereda, Jordi “Chucha” Sanmartí, Christian “Foco” Rojas, Guillermo “Gizmo” Mendoza, Renzo “Chorris” Menéndez (años después en el efímero combo filo-grunge Pariendo Espinas) y el mencionado Ramos.

Dejar atrás el colegio y empezar nuestras vidas adultas separó definitivamente al Detrás Del Sol original a mediados de 1993, pero no pudo con las ganas de algunos de sus integrantes. Dalí y “Seichi” (teclados) rearman la banda reclutando nueva sangre, a la vez que asumiendo un compromiso y responsabilidad mayores para con ensayos y presentaciones varias. En efecto, a fin de cubrir los espacios vacíos, se convoca al hermano de Dalí, David Ramos (guitarra), a Richard Gutiérrez (bajo), a Raúl Loza (batería) y a David Exebio (teclados). Con este nuevo ensamble, en el último tramo de 1995 aparece la epónima maqueta debut, que obtuvo comentarios favorables en medios especializados y que les da cierta presencia en la movida limeña noventera -además de ser inmisericordemente pirateada al año siguiente en la chupística de la “LIX”.

Y es que, omitiendo el anecdótico hecho de ser un grupo de cuyo nacimiento y crecimiento se ha sido testigo in situ (lo que además convierte a Detrás Del Sol en la concreción de un sueño largamente acariciado), la cinta en cuestión rescata todas las virtudes enumeradas anteriormente, corregidas y aumentadas -lo que se traduce en un sonido expansivo de inmediata conexión emotiva. Dalí mejora exponencialmente su registro, revelándose ahora devoto de Héroes Del Silencio. Creo que nadie en su sano juicio puede negar los galones que se gana el cassette con tamaño protagonismo vocal.


Pero el inflamado vozarrón de Ramos no llega a opacar al resto de la banda, que ensaya constantes variantes sobre el sonido entre modern rock 90s y pop 80s que abrazasen en este demo (“ha sido lo que nos ha salido” aseguró Richard Gutiérrez entonces). La cohesión instrumental -una batería maratonista, unos teclados austeros, una guitarra que media entre aquellos y que se porta como buena- los hace sonar intensamente apasionados en “Metáfora” y “Maldito Amor”, potentes en “Mía” y el musculoso cierre “Bajo La Piel”, vigorosos en las poperas “Vida” y “Ángel Malo”... Acaso una mejor producción les hubiera deparado un futuro más promisorio a temas menos logrados como “El Viaje” o “Se Alimenta De Mí”, aunque reconozco que estos números no están del todo mal. Y claro, también una repercusión para el sexteto aún mayor que la que redituó.


Insólitamente, esta coyuntura favorable no fue capitalizada por Detrás Del Sol. Tras unas cuantas presentaciones a propósito de la maqueta, la flama recién encendida por este puñado de canciones y líricas dolorosamente intimistas se extinguió sin haber llegado siquiera al cambio de milenio. Las razones se desconocen. En todo caso, tuvieron que pasar 16 años para que los hermanos Ramos y el infaltable “Seichi” resuciten convertidos en trío de la mano de Arrastrados Por Los Ritos (2011). El disco lo puedes pedir llamando al 654-0868. El delivery está incluido, dicen, pero a mí no me consta.

Hákim de Merv


ESCUCHA EL DETRÁS DEL SOL AQUÍ

ENLACE RECOMENDADO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...