0

LOS JUEGOS DEL HAMBRE, DE SUZANNE COLLINS: LA AVASALLADORA CRUDEZA DE LA LUCHA POR LA SUPERVIVENCIA

4 de julio de 2014

0 comentarios Enlaces a esta entrada  

Nadie puede negar que la lucha por la supervivencia es una ley natural inevitable. Esta ley sostiene que el ser vivo debe mantener su supremacía sobre los demás, para sobreponer sus genes frente al resto de la especie. Todo ser viviente desea sobrevivir para propagar su cadena de ADN. En el momento en que se ve obstaculizado por un rival, se inicia una refriega, en la que el más hábil y fuerte será el que conserve su vida. Cuando existe un ambiente en donde dos especies no pueden sobrevivir juntas -porque ambas dependen del mismo tipo de alimentación o de la misma fuente de agua- empiezan a batallar por el predominio del territorio. A nivel macroeconómico, las sociedades más pobres dejarán de existir, mientras que las más adaptadas impondrán su hegemonía sobre la faz del planeta.

Actualmente, nacen más individuos de los que pueden obtener alimento y sobrevivir. Como el número de especímenes se mantiene relativamente constante, se deduce que un porcentaje de la descendencia perece en cada generación. Si la descendencia de una determinada especie prosperara en su totalidad, y continuamente se reprodujera, pronto avasallaría a cualquier otra criatura sobre la Tierra. Por tanto, en la Naturaleza se produce una contienda por la existencia, una competencia en busca de alimento y espacio. Ésta puede ser directa o indirecta (como la de los animales y vegetales), para sobrevivir en condiciones de escasez de agua o baja temperatura, o en otras condiciones desfavorables del medio ambiente.

Para abundar sobre estos factores, pasaremos revista a lo que ha sido uno de los mayores éxitos editoriales de los últimos tiempos: la trilogía Los Juegos Del Hambre, de la aclamada escritora norteamericana Suzanne Collins.

TRAMPOLÍN A LA FAMA

Suzanne Collins nació el 10 de agosto de 1962 en Hartford, Connecticut (Estados Unidos). Su carrera empezó en 1991, como guionista en programas de televisión para niños. Trabajó para canales como Nickelodeon y fue guionista principal de Clifford Puppy Days (serie animada para televisión basada en la saga de libros Clifford de la editorial Scholastics Press). Recibió una nominación de la Writers Guild Of America por coescribir el celebrado especial navideño Santa, Baby! Después de conocer al autor de literatura infantil James Proimos, Collins decidió escribir además libros para niños por cuenta propia. La inspiración para su primer libro, Gregor Y La Profecía Del Gris (2004), y la saga Las Crónicas De Las Tierras Bajas; vino en parte porque cuando era pequeña pensaba en las posibilidades que alguien tenía de caer por un hoyo a la madriguera de un conejo, y encontrar allí una fiesta de té ya preparada. Collins también escribió un libro de imágenes que riman, ilustrado por Mike Lester, titulado Cuando Charlie McButton Perdió El Poder.

Suzanne Collins alcanzó fama mundial gracias a su novela Los Juegos Del Hambre (el primer volumen de una trilogía, que fue publicado en 2008 por Scholastics en Estados Unidos, y por la editorial Molino en España). La obra vendió más de veinte millones de ejemplares, lo que le ha convertido en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos. También se lanzó un audiolibro narrado por la actriz Carolyn McCormick. Collins ha dicho que aquello que la movió a escribir Los Juegos Del Hambre surgió a raíz de una obsesión que tenía por la historia de Teseo y el Minotauro. El mito griego en el que la ciudad de Atenas se ve obligada a enviar a siete hombres y siete mujeres jóvenes a Creta para ser devorados por el Minotauro, sirve como fuente de inspiración para la creación de la aquejada nación de Panem.

COMBATE A MUERTE

Los Juegos Del Hambre se desarrolla en un país imaginario llamado Panem, en realidad una civilización post-apocalíptica ubicada en lo que una vez fue América del Norte. El territorio está conformado por el Capitolio y trece estados llamados también “distritos”. Hace cerca de 100 años, el Distrito 13 fomentó una rebelión contra el Capitolio, insurrección en la que se perdieron una enorme cantidad de vidas humanas, además de la destrucción total de dicho distrito. Como castigo para evitar otros futuros levantamientos, el Capitolio creó un evento llamado “Los Juegos Del Hambre”, en el que anualmente los doce distritos sobrantes deben enviar dos tributos -un chico y una chica, con edades entre los doce y los dieciocho años- para que luchen a muerte en una arena hasta que solamente quedara uno sobreviviente, mientras todo Panem los observa a través de televisión.

La historia es narrada en primera persona, desde la perspectiva de Katniss Everdeen, una joven adolescente que vive en el Distrito 12, el más pobre de todos y el encargado de la actividad minera. Ella tiene una hermana menor llamada Primrose, que acaba de cumplir doce años. La acción se sitúa, previsiblemente, en el primer año de Primrose como potencial tributo para los juegos -en esta ocasión son los septuagésimo cuartos. El día en que toca escoger a los tributos, llamado “día de cosecha”, Prim resulta elegida como tributo femenino del Distrito 12. Las comprensibles desesperación e impotencia de Katniss provocan que ella se ofrezca como tributo voluntario para salvar la vida de Prim. Peeta Mellark, quien fue compañero de clases de Katniss en la infancia, resulta elegido como tributo masculino, así que ambos se dirigen al Capitolio para su entrenamiento.

En Llamas (2009), la segunda entrega de la trilogía, nos muestra cómo contra todo pronóstico Katniss Everdeen ha ganado Los Juegos Del Hambre junto con el otro tributo de su distrito. Fue, por ende, una victoria conseguida mediante el desafío al Capitolio y a sus crueles reglas. Katniss y Peeta deberían estar contentos. Después de todo, acaban de conseguir para ellos y sus familias una vida de seguridad y abundancia. Pero hay rumores de rebelión entre los distritos. Katniss y Peeta -para su horror- son el rostro sobreviviente de esa rebelión. El Capitolio está furioso y exige venganza.

Durante su “Tour de la Victoria”, la pareja de tributos es testigo de la veracidad de los rumores sobre la rebelión de los distritos. El Distrito 8 se defiende de los “agentes de la paz”, así como el 11, en el que se inicia una revuelta después de que Katniss recuerda a Rue y a Thresh (los tributos de ese distrito asesinados en los juegos anteriores). El Capitolio aumenta la seguridad en todos los distritos, electrificando la cerca de la Veta, suerte de cámara holográfica que sirve de arena para los juegos -y cambiando al nuevo jefe de paz en el Distrito 12 por alguien mucho más cruel y sanguinario.

Sinsajo (2010) empieza cuando Katniss Everdeen logra salir viva del tercer "Vasallaje de los Veinticinco", nombre que se le da a los septuagésimo quintos Juegos Del Hambre. La heroína recorre lo que queda de aquello que alguna vez fue su hogar: el Distrito 12 ha sido bombardeado por el Capitolio como represalia por haber escapado Katniss de la arena de los últimos juegos. Peeta Mellark, entretanto, ha sido capturado por el Capitolio. Katniss ha sido rescatada y protegida por el Distrito 13, un estado que todo Panem creía destruido hacía muchos años. Este distrito está preparando un ataque contra el Capitolio, comandado por la presidenta Alma Coin, y necesita a una persona que aúpe a los demás distritos a levantarse contra el Capitolio. Necesitan una imagen. Necesitan un símbolo. Necesitan a Katniss: el Sinsajo.

LA DURA REALIDAD

Los Juegos Del Hambre es un crudo relato de supervivencia, con toques de gore y desesperación permanente; un relato bastante maduro, que sorprende por su vislumbre y verosimilitud. Suzanne Collins se ha atrevido a desafiar los cánones establecidos y a brindar a los jóvenes una serie de novelas dura y rápida, que obliga al lector a pasar las páginas con un ritmo frenético en las escenas de acción. Pese a que la mitad de la trilogía narra cómo Katniss Everdeen se esconde, caza y huye de los demás; la narración transcurre con fluidez.

Collins señala que buscó la forma de crear una versión actualizada de los antiguos juegos romanos, donde competían cientos de gladiadores. Ella afirma que hay tres elementos clave para hacer que la historia sea efectiva: “un gobierno todopoderoso y despiadado, jóvenes obligados a luchar hasta la muerte, y ser una fuente de entretenimiento popular”. Según ella, la parte más difícil de escribir en el libro está relacionada con aceptar que en algún momento los personajes principales tendrían que morir. Concretamente dijo: “Es algo terrible de hacer, y algo horrendo de escribir, particularmente cuando tienes que volver vulnerable a un personaje que has amado desde que comenzaste a crearlo”.

Una fuente contemporánea de inspiración fueron los “reality shows”, por los que Collins siente fascinación. Esto se ve reflejado en el hecho de que los juegos no sólo son un cruel recordatorio para los distritos propulsores de la rebelión, sino también obsceno entretenimiento. Una noche en que Collins estaba dándole zapping a la televisión, vio a personas que competían por un premio, y luego vio las imágenes de la guerra de Irak. Combinando ambos elementos, más el añadido del mito griego de Teseo, nació la idea de la trilogía. Veinticuatro jovencitos son soltados en un espacio controlado, lleno de cámaras y peligros, con el único objetivo de que se maten unos a otros y den espectáculo a la audiencia. Algunos distritos, los más ricos, pasan por el aro y disfrutan de los juegos; mientras que, para los más pobres, como el 12, la vida ya es suficientemente complicada sin que te roben a tus hijos, los obliguen a combatir contra otros y entre sí, y encima lo emitan por televisión para divertimento de toda la nación.

Vivimos en una era en la que algunos gobiernos deciden mostrarse “generosos” dándole la oportunidad a los suyos de “crecer”, ofreciéndoles casa y comida a costa de su libertad -y hay otros en los que la ley es engendrar miedo para obtener “obediencia”. En Los Juegos Del Hambre, el Capitolio crea un reality show con que demostrar que es poderoso, no tanto por el despliegue de abundancia en dinero y tecnología, como por el hecho de que tiene la vida de los ciudadanos en sus manos. Es “generoso” porque ofrece al pueblo la oportunidad de que escoja a quiénes debe enviar a que libren las luchas por alimento, seguridad, etc. De otro modo, debería cargar con todos los ciudadanos envueltos en un completo caos que los aniquilaría en poco tiempo.

Queremos creer que la concientización por el equilibrio del planeta y el cuidado de sus recursos va bien encaminada. Estamos todavía a tiempo para revertir el mal uso que por siglos se le ha dado. No obstante, existen todavía elementos que podrían llevarnos, en un futuro cercano, a una sociedad como la retratada en Los Juegos Del Hambre. El “poder” para hacerse del mundo a través de un ataque masivo, que destruya a las fuerzas inferiores para reclamar el control del mundo, existe. Somos muchos los “Distrito 13”, países que podríamos quedar devastados al ser atacados por las grandes potencias.

Cabe mencionar que Los Juegos Del Hambre ha sido llevada a la pantalla grande, dirigidos los tres films por el cineasta norteamericano Gary Ross. En los papeles de Katniss Everdeen y Peeta Mellark, vemos a los jóvenes actores Jennifer Lawrence -la actriz del momento, nada menos- y Josh Hutcherson. En el reparto se encuentran figuras como Elizabeth Banks, Liam Hemsworth y Woody Harrelson. Las dos primeras entregas de la trilogía fueron bien acogidas por la crítica, quien elogió el desempeño de Lawrence -aunque a la vez fueron criticadas por la suavización de las escenas de violencia y la cámara inestable. Sinsajo Parte 1 será estrenada el 21 de noviembre de este 2014, y se espera que cumpla las expectativas de los millones de fans que tiene esta saga, tanto en su encarnación literaria como en su adaptación cinematográfica.


El Hombre es el único animal capaz de morir de inanición en un entorno de abundancia (así como el único capaz de competir a muerte por la adquisición de bienes superfluos). De este modo ha demostrado, la mayoría de las veces, su libertad frente al instinto y a la determinación natural. Siempre que se mantengan políticas educativas que promuevan la rivalidad y el “espíritu de competencia”, habrá desigualdad social y lucha de clases. Por lo tanto, es necesario educar en la diversidad, con criterios de uniformidad e inclusión entre los miembros de la gran familia humana. Si somos buenos, busquemos ser mejores para nosotros mismos. Los Juegos Del Hambre nos ilustra -con inquietud reveladora- sobre los dantescos futuros que padecerán nuestros hijos, si escogemos el otro camino.

Jorge Antonio Buckingham


ENLACES RECOMENDADOS


http://www.losjuegosdelhambre.com/ (en Los Juegos Del Hambre.com).

http://www.blogjuegosdelhambre.com/ (en Los Juegos Del Hambre: Blog Oficial).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...