WILL POP EAT ITSELF?

14 de agosto de 2010

 

Ay, el Pop. Cuántas atrocidades se han venido cometiendo en su nombre. Desde que alboreasen los 90s, el imaginario colectivo ha tendido a asociar ese monosilábico palíndromo con música pacharaca para descerebrados, para pasar el rato “metiendo letra” en cualquier antro discotequero -de ésos que actualmente se esparcen como plaga. Pero hubo una (larga y feliz) época en que “pop” no era mala palabra, ni mucho menos se había sumergido en los niveles radioactivos que hoy excreta. Plenamente convencidos del innegable valor que posee, dedicamos estas balbucientes líneas a la inútil tarea de limpiar la escoria acumulada sobre el que es tal vez el término más manoseado del vocabulario contracultural. Aunque no sea tarea sencilla, nos subleva constatar el adocenamiento del pop actual.

Will Pop Eat Itself-06

SINFONÍA ADOLESCENTE

Y es que, en un principio, “pop” aludía a cualquier manifestación artística de connotaciones no-teóricas/no-formales -léase populares o, si se prefiere, “empíricas”. Es decir, arte de masas facturado por el hombre promedio, alejado -que no reñido- del conspicuo academicismo por el que constantemente se inclinan las élites directrices de nuestra especie.

Las primigenias manifestaciones pop eran, pues, expresiones decorosas, dignas, impecables en forma y contenido, provenientes de espíritus poco cultivados, si cabe amateur; pero con talento, con la inasible chispa de la que carecemos nosotros los críticos. The Shaggs y The Beatles, The Ventures y The Godz: el factor común, por encima de las a veces irreconciliables diferencias estéticas, era el estrato de proveniencia. Desde luego, la definición que proponemos de “pop” puede aplicarse no sólo a la música, pero es ciertamente allí donde más ha sufrido dramáticos desmanes. En otros campos del Arte, menos expuestos a la acción de agentes externos, las cosas no han ido tan lejos como en la música, tradicionalmente el feudo pop por antonomasia.

Will Pop Eat Itself-02

En esencia, este concepto de “pop” no ha cambiado a la fecha, ya que aún la cultura de masas es su caldo de cultivo. Lo que se ha trastocado es esa definición de Arte que se subsume al tema principal de este alegato (discutir las exigencias mínimas para considerar a un arte como tal sería eterna, por lo que, de momento, no abundaremos más al respecto). Desde fines de los 60s, cuando el pop es cooptado/clonado por la industria del entretenimiento -el enemigo secular-, el significado original del vocablo de marras se ha distorsionado progresivamente, responsabilidad directa de un establishment avocado a la producción de “artistas similares” en cantidades cósmicas. Debido a la sobresaturación de cientos de grupos y solistas (deleznables, prefabricados, moviéndose entre luces, colores, purpurina, envase vistoso pero alarmantemente hueco), el pop perdió su innata elegancia y rebajó sus estándares de calidad a grados críticos.

BURN DOWN THE DISCO!/HANG THE BLESSED DJ!

Para validar estas hipótesis, basta ver cómo le han cambiado los tiempos a la internacional MTV. Tras el inicio del nuevo milenio, se programaron -cuando las neuronas de los videojockeys no daban ya para más- espacios ridículos de nombre “Pop VS Rock Weekend”, que pretendían desde el nombre hacernos creer que se trata de dos cosas distintas y opuestas, cuando el Rock es, en su origen mismo, pop(ular). Cierto, el Rock ha crecido de una manera tan desmesurada, que se ha visto en la necesidad de dividirse en subgéneros. Pero eso no es suficiente óbice para olvidar sus raíces.

Will Pop Eat Itself-01

(Actualmente es peor todavía. Como parte de una cultura pop descafeinada, embrutecedora, amable, inofensiva y de  fácil asimilación; se han integrado  a MTV -y a su sucursal VH1- los reality shows, incluso en mayor proporción que los segmentos de videos. El Apocalipsis mental se ha enseñoreado en la pantalla chica.)

Hoy por hoy, “pop” es todavía sinónimo de popular, pero esa semejanza en el significado ya no la dicta el origen, sino el efecto mediático producido. Durante los 80s y los 90s ha habido grupos que rescataron el sentido original de esa discutida sílaba y atacaron el cinismo de la coraza mass media desde la trinchera de una buena canción de tres minutos y pico, llena de pasión conmovedora, que puede moverte el  piso en  un abrir y  cerrar de  ojos. ¿Ejemplos?  Los australianos The Go-Betweens, Belle & Sebastian, The Ocean Blue, The Sundays, los idolatrados Smiths, los Caifanes (probablemente el mejor grupo latino de pop que jamás ha existido), The House Of Love, The Police, Blur... Advertirá el lector que los nombrados son netamente pop, entonces tierra aún fértil de la cual podían brotar sorpresas mayores. Gemas radicalmente ajenas al circo mainstream que endiosa a ídolos de barro como Cristina Aguilera, la insufrible Pink o Britney Spears; a “bandas” de chiquillos que no cantan ni “a” si no hay nadie detrás de ellos, y a estrellitas de dudosa credibilidad artística.

Will Pop Eat Itself-08

A comienzos del siglo XXI, parecía que la antorcha la recogía una interesante generación de renovado indie rock -Arcade Fire, Pedro The Lion, Cocorosie, Architecture In Helsinki, etc-. Sin embargo, el devenir pop ha dado un giro de 180 grados, y hoy son los actos prefabricados los que parecen llevar la delantera. Sin ir demasiado lejos, en el Perú ha provocado tremenda expectativa la visita de... Bon Jovi. ¿Alguien puede decirnos qué carajo ha hecho este descerebrado en toda su mierdosa vida, que no sea “música” mediocre, cobarde y además diabética; para alborotar tanto el callejón de un solo caño? Sólo una cosa: complacer a una audiencia amaestrada de orejas obturadas.

POP IN ITSELF

A fecha de hoy, “pop” se ha convertido en una palabra estigmatizada. La principal razón: el inmediatismo de una vida enajenante que no otorga ni siquiera los ratos libres para el indispensable ejercicio de meditación, para cultivar el espíritu. Pero también es debido al establishment que a algunos el pop les da alergia. En un punto de nuestras vidas, nosotros nos contábamos entre estos últimos, enquistados en los sonidos más novedosos e innovadores del underground (a fin de cuentas, otra faceta del pop). Fue después de sacudirnos los prejuicios que le dimos una (nueva) oportunidad, que nos expusimos a un estímulo que nos devolvió al mundo real. Enhorabuena, porque esa capacidad de comunicación que tienen los buenos grupos pop es la que paraliza, la que hace comprender que a veces 3 minutos son suficientes para tocar el cielo con un sonido simple pero cómplice. Y si bien llegamos tarde a la fiesta, al menos la disfrutamos y conocimos tal cual era. ¿Podrán decir lo mismo algún día los que vienen detrás?

Will Pop Eat Itself-05

Hákim de Merv

ENLACES RECOMENDADOS

http://es.wikipedia.org/wiki/Pop y http://en.wikipedia.org/wiki/Pop_art (en Wikipedia).

http://www.allmusic.com/cg/amg.dll?p=amg&sql=73:20 (en All Music Guide).

http://www.pianored.com/historia-musica-pop.html (en Piano Red).

http://top40.about.com/od/popmusic101/a/popmusic.htm (en About.com).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...