BABASÓNICOS: TAN FREAKS...

18 de julio de 2014

 

Jessico
(Pop Art Music, 2001)


¿Qué era el rock latino a inicios de los 00s? Contaba con un impacto masivo inusitado, traducido en medios más preocupados por colocar este lucrativo producto en vez de brindar propuestas que destacaran sobre la rabanera homogeneidad con la que se relamían. Como siempre, para variar, Argentina era la gallina de los huevos de oro (a la par de México, otro país con una maquinaria que facilita la difusión de estos menjunjes). Pero si algo distinguía a la escena che, esto era que se sentía todo menos “latina”, o lo que sea que se entienda por eso.

Para cuando Jessico es lanzado, el grupo ya llevaba una década en la brega y unos 8 discos sobre sus espaldas, cada uno más provocativo que el otro, todos sonando a lo que les venía en gana -claro, a todo menos a ese groove “latino” que otros ponderan. Tanto su debut Pasto (Sony Music, 1992), que les valió la misión imposible de telonear a Soda Stereo durante el tour de su deslumbrante Dynamo (BMG, 1992), como el sucesor Trance Zomba (Sony Music, 1993), los mostraban como el acto más aventajado de una generación sónica que quería destacar por encima de la inmensa sombra del trío de Cerati. “Patinador Sagrado” es una canción que todo grupo sudaca quisiera para sí. A pesar de toda la anglofilia que emite.

Si ya con su tercera entrega, Dopádromo (Sony Music, 1996), el sexteto de Lanús había saboreado un regular éxito de crítica y público (este último digamos que con el suficiente atrevimiento de escuchar algo más que aquel “unplugged” de Soda en MTV), no es hasta este Jessico -editado vía el sello de la productora de eventos del mismo nombre- que la popularidad del combo es absoluta. La cobertura de los medios de rock, las giras por Estados Unidos y México, su nominación como mejor álbum de rock del año en el Grammy Latino... Todo gracias a un disco que, si bien es cierto podría considerársele más accesible que los anteriores, no abandona en ningún momento el riesgo ni la experimentación plasmadas en canciones inolvidables hasta la fecha.

Babasónicos siempre fue un grupo atrevido en música y letra, canchero, galante y hasta grosero, si cabe. Pícaro, no tanto en el sentido Porcel y Olmedo del término, sino adaptado al nihilismo propio de su generación. Ayuda a esto la personalidad y voz de Adrián D’argelos, un cantante que sabe cómo decirte las cosas. Él y en suma, la seductora actitud del resto de la banda; resultan un elemento indivisible de la propuesta de los argentinos. Una desfachatez que arranca desde el diseño mismo de la portada. ¿Un gancho más? Pues, la producción de Andrew Weiss. Casi nada...



Apenas le damos play a Jessico, “Los Calientes” nos enciende. Cachonda, tentadora, dueña de un coro glorioso como pocas veces se oye en nuestra latitud rockera: “Cómanse A Besos Esta Noche/Total Nadie Lo Va A Notar...”. Un número ultra dance y radio-friendly, que les haría ganar no pocos desertores, quizás ofuscados por este nuevo ánimo luminoso de destellos discotequeros. Las extensas versiones del álbum se hacen digeribles gracias a una producción que favorece la voz y el detallismo de los arreglos electrónicos. Y al mismo tiempo, consolidan un registro sólido, homogéneo, donde nada sobra, fluyendo con escandalosa naturalidad.


Su primera mitad es impecable. De hecho, 4 de los 5 singles que se extrajeron de la placa están colocados ahí. “Fizz”, el segundo corte, fue también el segundo sencillo. Un tema tranquilo que se compara al anterior, pero con una lírica mucho más agresiva, criticando el mundillo del espectáculo televisivo (“Duelo De Vedettes/Pluma Por Doquier/Ira A Flor De Piel/Le Clavó Su Taco Aguja”) -aquel que incluso escogiera sus canciones para musicalizar sus segmentos. “Deléctrico” es el más electro de la placa, y también cuenta con su propia anécdota: fue escrita pensando en el electricista que llegó tarde a la construcción del estudio de grabación de Gabriel Manelli.

“Soy Rock”, con un riff que hace justicia a su nombre, también suda agresividad sonora y lírica burlesca: “Soy Muy Puta/Y No Trabajo Para Vos/Mantenida Gracias A La Propaganda”. Lo más fuertecito del álbum, junto a “Pendejo”, el tema que le sigue, afincado en guitarras duras y una base rítmica potente. La testosterona disminuye a niveles apacibles con el que sería su single de presentación para este disco: “El Loco”. Éxito de listas aquí y allá -radios, MTV, revistas, tú nómbralos-, fue el tema que los colocó como banda de cabecera aún para quienes no escuchaban rock. Una canción embadurnada de un misticismo sónico que de alguna forma encaja perfectamente con una letra que pretende desprender tintes filosóficos de seis gamberros de barrio. Inexplicablemente, lo logra.


Babasónicos es una banda que adora el sexo, le canta, lo celebra, lo pregona; y sobre todo, no hace distingos de géneros. Por si no quedaba claro con “Los Calientes”, ahí están esa oda en clave bolero a la masturbación que es “Rubí”, o la ligera “Yoli”, para refrendarlo; esta última, dedicada a un travesti. Y cuando no se ponen zalameros, se dan tiempo para el romanticismo, como en “Tóxica” o una declaración de amor a las drogas. Y aún hay más espacio para la crítica (y la sorna), en “Camarín”, con ese glorioso “Tan Freak Y Tan Popular Quiero Ser/En El Éxtasis Del Flash”, teledirigida a todos los críticos de rock. Ejem.


Algunos eligieron a Jessico como el ‘Mejor disco de rock de los 2000’ (Rolling Stone). Claro, eso no te dirá mucho, seguramente. Pero no sirve de pretexto para no haberte sometido a su desafiante elaboración. Jessico es el compendio de esfuerzo, talento y provocación de una banda que se plantea en serio hacer rock con algo de cretividad en nuestros terruños. Algo que, valgan verdades, ni sus propios autores han podido repetir (aunque algunos de sus esfuerzos posteriores chocaron en el palo). Lo único cierto es que si algún Mundial del rock se jugaba en el 2001, Babasónicos se llevaba la Copa. Salvo que hubieras preferido dársela al Amnesiac. Olvídate.

Cristhian Manzanares


ESCUCHA EL JESSICO AQUÍ

ENLACES RECOMENDADOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...